Excuse me Madame, did we hear a WOW? 

  • Black Facebook Icon
  • Icono negro Pinterest
  • Black Instagram Icon

© 2018 Cuentos del agua. Aviso legal

No podrás elegir una sola de estas recenas para tu boda.

February 21, 2018

Qué pena da irse a casa en una noche de fiesta porque hemos cenado poco o porque ya nos ha vuelto a entrar hambre. En general, seamos sinceros, qué poco mola sentir ese agujerillo en el estómago que a veces hace que no estemos del todo centrados en disfrutar y que tiene una fácil solución. Además, cuando hablamos de bodas... sí, todo el mundo sabe que se come hasta reventar. Y lo mismo pero con la bebida. Y por eso hace falta tener un poco de mesura en lo segundo, y en lo primero, no hartarse a canapés y disfrutar de todo lo que nos ofrezca el servicio de cátering. Lo interesante sería que, una vez nos volviera a entrar el hambre pudiésemos "recenar" algo, lo que no es muy novedoso en las bodas. 

 

Algo no muy innovador pero que queda genial y que a todos gusta es contratar a un buen cortador de jamón -y por supuesto, material de calidad- que a la hora de merendar nos salve del hambre. Algo muy de la tierra que, esperemos, nunca deje de estar de moda. 

 

Pero ya sabéis, "el hambre agudiza el ingenio", y por eso las últimas tendencias también han influenciado a la hora de elegir en el tema de la recena. Los food trucks son una de las tendencias más fuertes en los últimos años a la hora de los aparetivos, pero también de las recenas. Dulce o salado, hay muchas opciones para elegir. Y sin necesidad de una caravana, ya sea en un carrito, en mesa o con camareros el contenido puede ser de lo más popular. Haber disfrutado de un banquete de 10 con platos muy elaborados no es incompatible para que, si la fiesta se alarga, el público más joven se lleve algo desenfadado a la boda... como una hamburguesa. En una de nuestras bodas los novios así lo quisieron ¡y fue un exitazo! Y además de mini hamburguesas, las pizzas, perritos y similares pueden ser una magnífica opción. Aunque Pinterest nos da la clave de cuál es la recena favorita de las bodas. La respuesta... ¡Chocolate con churros!, ¿a quién puede disgustarle algo así?